SUSCRIBETE A NUESTRO BLOG

lunes, 27 de enero de 2014

ESTEVIA, LA PLANTA MAS DULCE.



¿Qué es la estevia?
La estevia es una planta. Su uso como endulzante se ha extendido rápidamente por todos los países. En Japón se ha convertido en uno de los endulzantes más aceptados y utilizados, por encima de la sacarina o el ciclamato.
¿Qué propiedades tiene la estevia?
Tradicionalmente, la estevia se ha utilizado por su poder endulzante pero también por sus cualidades terapéuticas, ya que contribuye a la salud coronaria, alivia la acidez de estómago, reduce los niveles de ácido úrico y tiene un gran poder desinfectante cuando se aplican sus hojas directamente sobre una herida.



¿A qué se debe su dulzor?
Las hojas de estevia poseen diez glucósidos que son los responsables de su sabor dulce: esteviósido, rebaudiósidos A, B, C, D, E y F, steviolbiosida, rubusosida y dulcosida.
Los preparados comerciales tienen aumentada la concentración de rebaudiósido A, lo que multiplica su dulzor, haciéndola hasta 350 veces más dulce que el azúcar.
¿Se puede utilizar para preparar postres?
La estevia es ideal para endulzar todo tipo de postres, pero no se recomienda su uso en preparados de repostería que necesiten levadura para activarse, debido a la ausencia de hidratos de carbono en su composición, imprescindibles para activar la masa, ni tampoco en la elaboración de confituras, que requieren algo de azúcar para conservarse mejor.
¿Es apta para diabéticos?
Los diabéticos tipo uno y tipo dos pueden tomar sin problema preparados a base de estevia, ya que no altera los niveles de glucosa en sangre.
¿En que formatos podemos encontrarla?  Las presentaciones comerciales de la estevia son variadas. Podemos encontrarla en polvo de extracto crudo o de extracto purificado, en pastillas o en líquido.
¿Cuánta cantidad debemos emplear?
Debido al alto poder endulzante de la estevia, la cantidad necesaria de ésta es mucho menor que la del azúcar, por lo que hay que utilizarla con moderación.
La mayoría de los fabricantes indican en los envases su equivalencia con el azúcar.